Maternidad, postergada: m√°s de la mitad de las porte√Īas decide tener hijos ya pasados los 30 a√Īos


117

El cambio de pa√Īales se posterga. El trabajo, el estudio y el disfrute pasan a primer plano, mientras se descartan parejas hasta dar con ‚Äúla indicada‚ÄĚ. Pero la naturaleza pisa los talones y el reloj biol√≥gico marca la hora. Es una tendencia que se profundiza en las grandes ciudades, como la de Buenos Airesa. Tanto es as√≠ que dos de cada 10 porte√Īas que est√°n terminando su periodo f√©rtil no fueron madres. Y m√°s de la mitad ya decide tener hijos despu√©s de los 30 a√Īos, cuando en 1990 eran s√≥lo cuatro de cada diez.

El dato surge de la Direcci√≥n General de Estad√≠sticas y Censos de la Ciudad. En un informe difundido ayer, analiza la situaci√≥n al 2015 y la compara con a√Īos anteriores. Concluye que las mujeres tienen cada vez menos hijos: 1,78 en promedio, contra los 2,08 que ten√≠an en 1990. Incluso, todo indica que se ir√° reforzando. ‚ÄúSe espera que la transici√≥n hacia una tasa de fecundidad m√°s baja contin√ļe y se expanda en el futuro‚ÄĚ, pronostica el estudio.

En muchas casas y departamentos jam√°s hubo mamaderas. El 51,8% de las porte√Īas en edad reproductiva (de 14 a 49 a√Īos) no tienen hijos. Incluso, casi el 20% de las que est√°n finalizando su per√≠odo f√©rtil (de 40 a 49 a√Īos) todav√≠a no fueron madres. ‚ÄúProbablemente se deba a que estas mujeres han dado prioridad al estudio y/o al trabajo o que por razones biol√≥gicas no han podido concebir‚ÄĚ, analiza el informe.

Consultada por Clar√≠n, Mabel Bianco, presidenta de la Fundaci√≥n para el Estudio e Investigaci√≥n de la Mujer (FEIM), explica que ‚Äúen la Ciudad de Buenos Aires la edad de b√ļsqueda para tener hijos va en aumento porque las mujeres estudian m√°s y tienen m√°s posibilidades de desarrollo personal. Asumen roles importantes que antes no asum√≠an. Adem√°s, tenemos m√°s posibilidades de acceso a informaci√≥n de c√≥mo posponer la maternidad‚ÄĚ.

‚ÄúYo creo que el mayor problema, desde el punto de vista social, es lograr un v√≠nculo. Hoy en d√≠a cuesta vincularse y tener un proyecto de familia‚ÄĚ, opina el doctor Sergio Papier, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva. ‚ÄúPero, por otro lado, hoy la mujer entiende m√°s su autonom√≠a econ√≥mica y emocional, y si ese v√≠nculo no se genera empieza a decidir ser madre soltera. Eso est√° aumentando‚ÄĚ, contin√ļa.

Mir√° tambi√©n: R√©cord de gestaci√≥n subrogada: a los 67 a√Īos, dio a luz a su propia nieta

Por una raz√≥n o por otra, el embarazo se ‚Äúpatea‚ÄĚ para m√°s adelante. En 2015, casi la mitad de las mujeres tuvo hijos entre los 30 y los 39 a√Īos, cuando en 1990 esa misma proporci√≥n se ubicaba entre los 25 y los 34. La ‚Äúbarrera‚ÄĚ de los 30 se super√≥ en 2013 y, desde entonces, no par√≥ de crecer. El promedio actual es de 30,7 a√Īos. ‚ÄúEsto tiene relaci√≥n con el aumento de la edad al primer matrimonio, que tambi√©n pas√≥ de 28 a√Īos en 1990 a 33,2 a√Īos en 2015‚ÄĚ, detalla el informe. Adem√°s, el estudio arroja que se duplic√≥ la cantidad de mujeres que tienen hijos entre los 40 y los 44 a√Īos.

¬ŅCu√°l es la consecuencia de postergar la maternidad? ‚ÄúEs importante la reserva ov√°rica, que es un concepto de cantidad. Pero m√°s importante es el concepto de calidad, que no lo podemos evaluar porque no hay marcadores de calidad en los √≥vulos. El mejor marcador sigue siendo la edad‚ÄĚ, responde Papier. Agrega que antes de los 35 a√Īos es el momento √≥ptimo para un embarazo, los 38 ser√≠an una edad avanzada y los 44 a√Īos marcar√≠an el l√≠mite. Despu√©s viene el debate √©tico sobre hasta qu√© edad una mujer deber√≠a ser madre con √≥vulos donados.

Parece ser una constante moderna. La mujer se decide a ser madre, descubre que el cuerpo no la acompa√Īa y entonces acude a un consultorio de fertilidad. Papier se√Īala que hay un aumento de la edad promedio en que hacen tratamientos: hoy es de 37 a√Īos, cuando hace 10 a√Īos era de 32 a 35 a√Īos. Por el impacto de la edad, tambi√©n creci√≥ el tratamiento de ovodonaci√≥n, que se hace en promedio a los 42 a√Īos. Adem√°s, hay un aumento exponencial en las consultas para congelar √≥vulos.

‚ÄúEstos temas se discuten m√°s en la ciudad de Buenos Aires, donde hay mujeres m√°s informadas, que conocen m√°s avances, y tienen m√°s posibilidades de decisi√≥n‚ÄĚ, comenta Mabel Bianco. Pero tambi√©n trasciende fronteras. ‚ÄúEs una tendencia en todo el pa√≠s y tambi√©n en Latinoam√©rica. Es un problema social regional. Aunque tambi√©n es verdad que siempre las grandes ciudades van un paso adelante‚ÄĚ, dice Papier.

El informe exhibe adem√°s una gran diferencia seg√ļn el nivel socioecon√≥mico de la poblaci√≥n: en Soldati, Riachuelo y Lugano, las mujeres tienen hijos a los 27,9 a√Īos en promedio y cada una tiene 2,4 chicos. En Recoleta, en cambio, la edad asciende a los 33,9 a√Īos y en t√©rminos estad√≠sticos cada mujer s√≥lo tiene 1,5 ni√Īo. Una gran desigualdad en el contexto general, con apenas unas pocas cuadras de distancia.¬†

Comentarios

Espere por favor Loading...