Entes nacionales y extranjeros destacan la reducción del trabajo infantil en el país


0 150

En la concurrida calle Lorenzo de Garaicoa, entre 10 de Agosto y Clemente Ball√©n, un menor de edad trabajador pasa desapercibido por transe√ļntes y polic√≠as metropolitanos de Guayaquil. El ni√Īo vende zapatos deportivos.

Cuando un cliente cotiza una talla que no tiene a la mano, entra al mercado municipal en busca de la talla que le pide.   

No es el √ļnico menor que trabaja en la zona. Hay otro que se llama Diego y tiene 12 a√Īos. A diferencia del primero, este √ļltimo vende fundas de habas a $ 1.

Vestido con una camiseta de Barcelona, con el n√ļmero 10 en la parte de atr√°s y pantaloneta verde, recorre todo el mercado.¬†

√Čl cuenta que trabaja ocho horas. ‚ÄúEstoy aqu√≠ hasta la tarde, luego voy a mi casa para cambiarme e ir al colegio. Estoy en s√©ptimo de b√°sica‚ÄĚ.

En Ecuador, seg√ļn la Encuesta de Trabajo Infantil (ENTI) 2012 del Instituto Nacional de Estad√≠stica y Censos (INEC), 360.000 menores de 18 a√Īos trabajaban, lo que equivale a 8,6% de este grupo et√°reo. En 2001, los menores de 15 a√Īos con ocupaci√≥n eran un 15,4%, cifra que se redujo en 2013 a 2,6%.

Reducción del trabajo infantil en Ecuador

Para Carlos Mu√Īoz, presidente del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional (CNII), los √≠ndices son bajos en comparaci√≥n con otros pa√≠ses (Paraguay y Bolivia, por ejemplo).

√Čl cita, apoyado en datos del sistema¬† integrado de conocimiento y estad√≠sticas social del Ecuador (Sices) del extinto Ministerio Coordinador de Desarrollo Social, que el n√ļmero de ni√Īos que no labora y s√≠ estudia aument√≥: en 2007 se situaba en 81% y en 2016 pas√≥ a 89%.

Ecuador integr√≥ la lista de pa√≠ses con ‚Äúavances significativos‚ÄĚ en 2013 con respecto a los a√Īos anteriores. Un informe de 140 pa√≠ses elaborado en 2014 por el departamento de trabajo de Estados Unidos, sobre labor infantil, lo corrobora.

Sin embargo, Mu√Īoz reconoce que se requiere fortalecer los programas de erradicaci√≥n de los ministerios de Trabajo y de Inclusi√≥n Econ√≥mica y Social (MIES). ‚ÄúEs necesario llegar a lugares alejados, los rurales, donde se visibiliza m√°s la problem√°tica‚ÄĚ.

Por su parte,¬† √Čdgar Andrade, director del Centro Muchacho Trabajador (CMT) de Quito, asegura que es importante entender qu√© es el trabajo infantil. ‚ÄúLa Organizaci√≥n Internacional de Trabajo (OIT) determina que hay explotaci√≥n del menor cuando labora m√°s de una hora a la semana‚ÄĚ.

El CMT intervino en 290 familias¬† y ha logrado que 50% de los¬† 650 ni√Īos y adolescentes atendidos abandonen el trabajo infantil. ‚ÄúDejar la actividad¬† ha permitido mejorar sus capacidades intelectuales y tener otras aspiraciones‚ÄĚ.

Kevin V., de 14 a√Īos, se retir√≥ de la venta de caramelos, aguas y jugos en las calles de Guayaquil.¬† Hoy cursa el d√©cimo a√Īo de b√°sica en un plantel privado. ‚ÄúCuando termine quiero ser ingeniero en sistemas, a m√≠ me gusta arreglar tel√©fonos y¬† computadoras‚ÄĚ.

√Čl, desde los 7 a√Īos, se dedicaba a este oficio para ayudar a sus padres en el hogar.¬† ‚ÄúCon lo que ganaba pod√≠a pagar el colegio. Dej√© de hacerlo porque ellos consiguieron un buen empleo y estable‚ÄĚ.

Gestión estatal

Iv√°n Espinel, titular del MIES, asegur√≥ que se trabaja en la articulaci√≥n con otras entidades. ‚ÄúSi vemos un ni√Īo en la calle vendiendo cualquier cosa o de betunero, tenemos la obligaci√≥n de hablar con la familia, verificar si el entorno es adecuado y buscarle una oportunidad laboral a los padres. De ah√≠ la articulaci√≥n con los ministerios de Trabajo y Salud‚ÄĚ.

Asimismo, asegur√≥ que si esto no ocurre, el menor volver√° a las calles. Por eso -agreg√≥- para disminuir el trabajo infantil trabajan directamente con el n√ļcleo familiar.

Con esta metodolog√≠a concuerda Andrade. √Čl considera que la √ļnica manera para superar la dificultad es con la intervenci√≥n de la familia.¬†

‚ÄúSin ellos no se podr√≠a lograr la transformaci√≥n. Con ellos trabajamos de manera integral en base a fomentar valores: educaci√≥n,¬† salud,¬† nutrici√≥n, recreaci√≥n y ahorro, emprendimiento y vivienda‚ÄĚ.

Desde que se form√≥ el CMT, 7.000 familias se han visto beneficiadas con los programas. ‚ÄúHay madres abandonadas, mujeres que no reciben pensi√≥n alimenticia, ni apoyo de sus parejas y que deben salir con toda la familia. Mientras no se solvente el ingreso ser√° dif√≠cil solucionar la problem√°tica‚ÄĚ.

Plan Internacional, organizaci√≥n que ayuda a la infancia con su proyecto ‚ÄėCartas de Ni√Īas‚Äô,¬† identific√≥¬† barreras que les impiden a los menores alcanzar sus metas. Una de ellas era el trabajo infantil dom√©stico. En 2.000 misivas recogidas, el 78% de las ni√Īas relat√≥ que estaban ocupadas en sus hogares.

‚ÄúLa vida para m√≠ es triste. Me gusta estudiar para tener mi profesi√≥n y ser muy grande en la vida. En las noches voy con mi mam√° para ayudarle a desgranar alverjas, bajamos a las 23:00 y le ayudo hasta la hora de irme a la escuela‚Ķ‚ÄĚ, escribi√≥ Sonia, de 12 a√Īos.

Gabriela, en otra carta, expuso: ‚ÄúEs triste decir que ahora los padres de familia deciden mandar a los ni√Īos a la escuela y que las ni√Īas no tienen derecho de estudiar, que solo ellas tienen que hacer las cosas de la cocina y las tareas dom√©sticas. Los padres de familia est√°n perdiendo el cari√Īo de sus hijas y solo se dedican a maltratar‚ÄĚ.

De acuerdo con el ENTI, el 56% de la población infantil que trabaja y no estudia se considera feliz la mayor parte del tiempo, en comparación con el 86% del grupo que solo estudia.

Este a√Īo el CNII recibi√≥ alertas sobre menores que desarrollaban actividades de adultos.

Mu√Īoz indic√≥ que se acercaron a los gobiernos aut√≥nomos y al Ministerio de Trabajo. ‚ÄúIniciaremos un proceso de observancia para evaluar c√≥mo funcionan los programas para reducir la problem√°tica‚ÄĚ.

Para Andrade se requiere un nuevo esfuerzo: corresponsabilidad de la familia, la sociedad y el Estado. ‚ÄúTenemos que crear nuevas metodolog√≠as. Es importante no comprarles a los menores. Si no damos caridad, ni compramos el negocio del trabajo infantil no ser√° rentable‚ÄĚ.

También plantea la elaboración de un acuerdo nacional para  lograr la erradicación.

 

Fuente: El Telégrafo

La noticia tiene 974 palabras

También podría gustarte

Comentarios

Espere por favor Loading...