Diario Digital de Santo Domingo y Ecuador

Ganadora del Óscar, “El Viajante (El Cliente)”, llega a los cines de Ecuador


274

Su director, el cineasta iraní Asghar Farhadi, fue noticia por no acudir a la ceremonia en protesta contra las políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“El Viajante (El Cliente)”, del cineasta iraní Asghar Farhadi, fue la ganadora del Óscar como mejor película de habla no inglesa. Sin embargo, su director decidió no asistir a la gala en protesta contra las políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La película llega ya a los cines de Ecuador.

Y es que se anunció, a principios de este año que, debido a la prohibición de los viajes de Donald Trump, Farhadi boicoteará los premios de la Academia, aunque se hicieron excepciones que le permitirá entrar en los Estados Unidos. Otro destacado iraní estadounidense, ingeniero Anousheh Ansari, aceptó el premio para él y leyó una declaración preparada en el escenario.

“Lo siento, no estoy con ustedes esta noche”, leyó. “Mi ausencia es por respeto al pueblo de mi país y de otras seis naciones que les han faltado el respeto por la ley inhumana que prohíbe la entrada de inmigrantes a los EE.UU.”

“Dividir el mundo en dos categorías de nosotros y nuestros enemigos crea miedo”, continuó. “Una justificación engañosa para la agresión y la guerra. Estas guerras impiden la democracia y los derechos humanos en los países que a su vez han sido víctimas de la agresión. Los realizadores pueden convertir sus cámaras para capturar las cualidades humanas compartidas y romper los estereotipos de varias nacionalidades y religiones. Crean empatía entre nosotros y otros. Una empatía que necesitamos hoy más que nunca”.

La controversia surgió el mes pasado, después de que la polémica orden ejecutiva de Trump fue firmada. En ese momento, dijo la Academia en un comunicado que era “muy preocupante” que Farhadi podría ser excluido de entrar a EE.UU.

A principios de la tarde, Mahershala Ali se convirtió en el primer actor musulmán en ganar un Oscar. Como se señaló en el comunicado, Farhadi en 2011 también ganó el premio a la mejor película en lengua extranjera por “Una Separación”.

Después, Ansari dijo que el director se mantuvo alejado porque “quería estar en solidaridad con el resto de las personas que han sido objeto de la prohibición de viajar. Añadió que era “un gran mensaje que estaba enviando.”

Ansari es un ingeniero que era un “turista espacial”, que visitó la estación espacial internacional. También en representación de Farhadi en los premios estaba otro veterano de espacio, Firouz Naderi. Él es el ex director de exploración de sistemas solares de la NASA.

Dijo que los que habían viajado fuera de la Tierra comprenderán mejor el concepto de fronteras. “Si vas lejos de la Tierra, solo ves una sola Tierra hermosa” Naderi saludó Farhadi por su posición, diciendo: “Cuando uno quiere permanecer en sus principios, tiene que tomar decisiones difíciles. Y que acaba de hacer uno”.

El cineasta Iraní, Asghar Farhadi, fue noticia en la pasada edición de los Oscar no tanto por su película como por su decisión de no acudir a la ceremonia en solidaridad con el resto de ciudadanos iraníes y de otros seis países de mayoría musulmana afectados por el veto migratorio de Donald Trump. ‘El Viajante (El Cliente)’ acabó llevándose el premio al mejor filme de habla no inglesa. Es verdad que en esta categoría competía una favorita de la crítica como la alemana ‘Toni Erdmann’ de Maren Ade. Pero no hay que olvidar que una de los anteriores películas de Farhadi, ‘Nader y Simin, una separación’ (2011), ya se alzó en su momento con la misma estatuilla, además de convertirse en la película iraní con más proyección internacional de la historia.

La nueva película de Asghar Farhadi, el director iraní magistral de Una Separacion’ y ‘El Pasado,’ es otra de las joyas finamente cortado de suspenso neorrealista.

Una de las muchas razones por las que Alfred Hitchcock es posiblemente el mejor realizador de todos los tiempos – el realizador por excelencia – es que su espíritu y la técnica infunden el trabajo de tantos otros directores (tal vez todos ellos). Él es, por supuesto, el Dios eterno de cualquier persona que haya hecho una película de suspenso. Pero también se cierne sobre los que difícilmente podría ser menos “de Hitchcock.” Un ejemplo perfecto es el magistral iraní escritor y director Asghar Farhadi. Farhadi hace dramas de la discordia interna que se niegan a aumentar cualquier cosa que se muestran; están firmemente observador, sin adornos, específica y real. Sin embargo, cuando vemos una película de Farhadi como “Una Separación” o “el pasado”, o de su nueva, “El Cliente” estamos seducidos, casi por una especie de engaño inverso invisible, en una situación de naturalismo de ojos claros, excepto que también empiezan a darse cuenta de que estamos atrapados en una tormenta que se avecina, y tiene mucho que ver con las arenas movedizas interiores de las personas que aparecen en la pantalla. Estamos atrapados en algo que sólo puede ser llamado suspenso, y de la galvanización, pero el suspenso bisagras puramente en lo que está pasando en los corazones y las mentes de los personajes.

“El Cliente”, en lugar de atípicamente Farhadi, se abre con una nota de Stark cataclismo. Un edificio de apartamentos en Teherán parece estar a punto de colapsar, y los residentes, que incluyen a los protagonistas de la película casados, Emad (Shahab Hosseini) y Rana (Taraneh Alidoosti), salen corriendo de allí como si por sus vidas. Al final, el edificio se mantiene en pie, pero es una ruina, con fugas de gas y grietas gigantes en las paredes. Emad y Rana se ven obligados a buscar otro apartamento, y rápidamente se hacen, se mueve a un piso en mal estado pero espacioso construido sobre el techo de un edificio cercano. Pero el karma mareado de esa estructura se traslada al nuevo lugar. El antiguo inquilino deja la mitad de sus cosas allí y se niega a venir a buscarlo. Cuando le preguntan por qué, la respuesta radica en el hecho de que ella es, por decirlo eufemísticamente se formula en Teherán, una mujer de muchos compañeros varones (en otras palabras, una prostituta). El inconveniente regaña, y entonces sucede algo que lleva suavemente a la molestia en un terreno más oscuro. Rana, sola en casa, escucha el intercomunicador y abre la puerta porque asume que es Emad, sólo que no lo es.

Más tarde, Emad vuelve, y mientras camina por las escaleras, ve huellas de sangre, y en el interior del apartamento se encuentra Rana, que ha sido golpeado en la cabeza por un intruso mientras estaba en la ducha. En el hospital, ella recibe puntos de sutura, y su pronóstico es bueno. Excepto que no todo está bien. Son cosas que pasan, y las personas inocentes pueden ser atacadas en una gran ciudad, pero el asalto casi al azar en Rana socava su bienestar. Ella se asusta … pero también se pone defensiva. Ella quiere que Emad, un profesor de literatura de la escuela secundaria, deje de ir a la escuela y se quede en la casa con ella … pero también quiere que lo dejen sola. Ella es un manojo de nervios (comprensible), pero más que eso, es un manojo de contradicciones. Y que corro en sus nervios. Emad sale como un modelo de la caballería que quiere sólo calmar y mantener a su esposa; Pero la situación es tan discordante con la emoción neurótica femenina “no razonable” de Rana que no se lo va a permitir. Y el empieza a impacientarse.

Para un estiramiento sano, “El Cliente” es aún más bajo perfil, mínimo que las películas anteriores Farhadi. Sin embargo, la técnica del escritor y director es tan segura como antes. Cada disparo está en su lugar, cada línea que conduce a un resultado que se siente tranquilamente en juego. Como Emad comienza a investigar el crimen, se encuentra con un teléfono celular y un juego de llaves que abren una camioneta que fue dejada en su cuadra. Durante un tiempo, nada de esto parece ir a ninguna parte. “El Cliente” genera relativamente poco de tensión como un hilo neorrealista. Pero eso es todo por el diseño. Emad es más que un detective regular, pero luego tropieza, casi por accidente, a la persona que, al parecer, golpeó a su esposa en la ducha. El autor no es lo que esperamos, y la revelación de quién lo hizo no es el punto. El punto es algo mucho más saturado de intriga emocional: Ahora que Emad ha encontrado el hueco, ¿qué va a hacer con este conocimiento?

En una película de venganza como “Taken”, el héroe, asesina con pasión justa, llega a disfrutar de la satisfacción de recuperación de la inversión (como lo hace el público), pero sus maquinaciones también sirven un propósito moral: Se trata de encontrar a su hija y obtener su espalda. En “El Cliente”, la psicología de la venganza es casi metafísica en su complejidad. Emad quiere castigar al hombre que ha causado todos estos problemas para él – y teniendo en cuenta que el daño infligido al hombre fue sangriento y peligroso, no parece ser mucha ambigüedad al respecto. Pero el verdadero problema que se está tratando con Emad es la retirada emocional de su esposa.

Eso es lo que está haciendo enojar; eso es por lo que quiere venganza. En el fondo (de una manera que no tiene la conciencia de cero), que está recibiendo a su vez. Y eso es lo que hace que el desarrollo del drama de “El Cliente” sea tan tenso y devastador. La película está muy bien actuada por Shahab Hosseini, quien hace papel de Emad con un monstruo de control en el interior, y Taraneh Alidootsi, que hace una versión iraní de Marion Cotillard. Pero la gran actuación aquí es del Babak Karimi, nadie como el torpe que causó todo esto. En un primer momento, al mirarlo con un encogimiento de hombros, tal vez lo vea con un destello de desprecio, pero dentro de 20 minutos, es posible que le saque lágrimas.

El Titulo de la película se refiere a una producción de aficionados de “Muerte de un viajante” en la que también Emad y Rana están actuando. El hace el papel de Willy Loman, y ella interpreta a su esposa, el asediado Linda. Es una presunción de que sale como una especie de artificio – al menos, hasta el final, cuando el paralelismo entre Emad y Willy por fin llega a casa. Son buenos hombres que, a través de la tragedia de sus elecciones, terminan de decepcionar a las personas que aman. Farhadi ha formado una crítica dramática de lo que él describe como la mirada masculina iraní. Como realizador, sin embargo, su mirada es cierta.

 

Fuente: Ecuador Inmediato

La noticia tiene 1768 palabras

Comentarios
Espere por favor Loading...

 

 

 

Descarga 300 Radios del Ecuador

La App más usada en Ecuador. Escucha más de 300 radios en AM / Fm / Webradios y Ahora podrás ver tu programa favorito en TV Online