La mayoría de personas adopta la mascarilla, pero no respetan el distanciamiento. En la calle 29 de Mayo se evidenció a centenares de peatones, entre ellos niños, que salieron al centro de la ciudad tras el cambio de semaforización.





0 2.133

Desde ayer Santo Domingo marcha en conformidad al color amarillo establecido por el COE Cantonal, pero lastimosamente en el casco urbano el comportamiento de la ciudadanía no es el acorde a la emergencia sanitaria, situación que podría ser la base para el incremento de los casos positivos de coronavirus.

Sin miedo y con pocas medidas de bioseguridad se abrieron las puertas de varios negocios, como: heladerías, boutiques, papelerías y tiendas de víveres que han atendido con mayor frecuencia durante la pandemia del COVID-19.

La mayoría de personas adopta la mascarilla, pero no respetan el distanciamiento. En la calle 29 de Mayo se evidenció a centenares de peatones, entre ellos niños, que salieron al centro de la ciudad tras el cambio de semaforización.

La reactivación de los buses urbanos aportó al dinamismo que se observó en la ciudad. Sin embargo; la demanda de usuarios no fue en exceso y las unidades circulaban con pocos ocupantes, principalmente en horas de la tarde.

Mario Pazmiño, dirigente de la transportación urbana, detectó varias complicaciones en las nuevas rutas, principalmente porque no se han instalado las nuevas paradas en el sector de la calle Puyo. Además; criticó que se continúe permitiendo el estacionamiento de carros particulares en los tramos por donde circulan los buses, pues podrían ocasionarse accidentes de tránsito a la hora de girar en las diferentes intersecciones.

Según el último reporte oficial en la provincia Tsáchila hay 889 casos positivos de coronavirus, (807 en Santo Domingo y 82 en La Concordia.

El alcalde de Santo Domingo, Wilson Erazo manifestó que periódicamente se hará una evaluación del comportamiento social y advirtió con regresar a rojo si aumentan masivamente los contagios.

 







También podría gustarte