Una vez terminado el estado de excepción, el 13 de septiembre, el Gobierno Nacional ya no puede aplicar medidas como el toque de queda o la prohibición de reuniones y fiestas. El implementar mecanismos para contener los contagios del virus del Covid-19, desde ese día, será competencia de cada Municipio.





0 2.944

Una vez terminado el estado de excepción, el 13 de septiembre, el Gobierno Nacional ya no puede aplicar medidas como el toque de queda o la prohibición de reuniones y fiestas. El implementar mecanismos para contener los contagios del virus del Covid-19, desde ese día, será competencia de cada Municipio.

Raúl Delgado, presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), señala que los gobiernos locales pueden emitir normas sobre el uso de suelo, espacios público, movilidad y apertura de establecimientos.

Sin embargo, ningún Municipio está autorizado a decretar toque de queda (prohibición o restricción, de circular libremente por las calles de una ciudad o permanecer en lugares públicos). Tampoco es posible, dice Delgado, instaurar la ley seca.

“Nosotros (los municipios) no podemos decretar ley seca, lo que nosotros podemos es regular el horario de venta de bebidas alcohólicas, que es otra cosa”, añade el dirigente.

Juan Zapata, director del ECU-911, señaló que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional trabaja en una matriz para que normativas como la circulación por placas se mantenga a nivel nacional. Las autoridades tienen reuniones, pero aún no han emitido resoluciones.

Además, se dijo que, pese a la finalización del estado de excepción, el COE Nacional seguirá trabajando para estudiar el avance de la pandemia en cada sector.

Zapata, durante una entrevista televisiva, señaló que harán mediciones sectorizadas y que existe una norma legal que faculta al presidente emitir un estado de excepción focalizado.

Por su parte, especialmente hasta contar con la normativa legal especial correspondiente, el Presidente de la República podría dictar una suspensión del derecho a la libertad de tránsito y un eventual toque de queda en el sector del país que requiera (…)”, determina el artículo 104 de una sentencia de la Corte Constitucional (CC).

La reactivación económica en América Latina se da hoy por necesidad, mas no por una reducción significativa en los casos del coronavirus.

Precisamente, para tratar de levantar la cabeza y hacerle el quite a la pobreza aún en medio de la paliza que el Covid-19 le da actualmente al continente, los países siguen en su proceso de reapertura de sectores claves como el comercio y el turismo.

Por ejemplo, las playas y parques de casi todo Brasil volvieron a llenarse este lunes, en una jornada festiva por el Día de la Independencia, que ya ha visto morir a 127.000 de sus pobladores por el virus.

Mientras tanto, luego de que el Gobierno de Perú anunciara que el próximo 01 de octubre se reanudarán los vuelos internacionales, surgieron divergencias por la opinión contraria del Ministerio de Salud a reabrir las fronteras y reactivar el turismo, uno de los pilares de la economía nacional.

También, Argentina, que roza las 10.000 muertes por Covid-19 tras casi seis meses de medidas de confinamiento, abrió al público las terrazas en Buenos Aires.

Asimismo, en la colonial Cartagena de Indias, polo del turismo nacional e internacional de Colombia, este fin de semana se permitió la reapertura de bares y restaurantes.

“Nosotros (los municipios) no podemos decretar ley seca, lo que nosotros podemos es regular el horario de venta de bebidas alcohólicas, que es otra cosa”.

 







También podría gustarte