Mientras centros comerciales, iglesias y cines ya reciben usuarios, espacios como los centros culturales, bibliotecas o museos siguen a la espera de la aprobación de sus planes piloto.





0 3.194

Mientras centros comerciales, iglesias y cines ya reciben usuarios, espacios como los centros culturales, bibliotecas o museos siguen a la espera de la aprobación de sus planes piloto.

Gestores culturales como Luz Albán, del espacio socio-cultural ‘El Útero’, señala que junto a escuelas de artes escénicas y otros actores afines, han solicitado al COE Nacional la apertura de centros que impulsan las expresiones artísticas, sin respuesta.

La misma realidad la viven los museos y las bibliotecas de la capital.

Desde el 22 de mayo, los centros comerciales e iglesias obtuvieron el ‘visto bueno’ del COE Nacional para abrir sus puertas con normas de bioseguridad y aforo limitado.

Esto pasó, incluso, antes de que Quito (actual epicentro de la pandemia en Ecuador) cambiará a semáforo amarillo. El motivo, han repetido las autoridades, es la necesidad de reactivar la economía que el confinamiento quebrantó.

Para el 3 de junio, Quito pasó de la etapa de aislamiento a la de distanciamiento. Con esto, los parques, transporte público, aeropuertos, restaurantes y otros establecimientos también retornaron.

Para finales de junio, María Paula Romo, ministra de Gobierno, anunciaba un plan piloto para la apertura de playas. El hecho se dio el 5 de este mes, días antes del feriado por el Primer Grito de la Independencia. Es que “no podemos quedarnos confinados toda la vida”, declaró desde el ECU-911, Romo.

Desde el 6 de julio, en los cantones en verde y amarillo (excepto Quito) se habilitaron cines y teatros. Los representantes del sector señalaron que esto era un acierto, pues la industria registró más de 45 millones de dólares en pérdidas.

La excepción para la capital se levantó el último viernes, cuando el COE anunció que cines y teatros ya pueden funcionar.

Andrés Zerega, gestor cultural, señala que hay una motivación hacia el consumo que hace que “como siempre el arte y la cultura sean las últimas prioridades estatales”.

Antonella Vélez, artesana, señala que se debería estudiar el impacto del Covid-19 en las pequeñas y medianas economías, porque “el desamparo solo prolifera el desempleo”.

Vélez indica que tanto museos como centros culturales eran espacios donde artistas como ella podían comercializar su trabajo. “Antes ya faltaban espacios, con esto estamos peor”.

La Secretaría de Cultura de Quito, a través de su departamento de comunicación, señaló que no han tenido ninguna disposición desde el COE Nacional para abrir sus puertas.

La Fundación de los Museos de la Ciudad de Quito indicó que trabajan en algunas propuestas para recibir al público a través de planes pilotos, para la reapertura progresiva.

Una de las ideas es hacer recorridos con reservas que garanticen un aforo limitado, sin embargo, sin la aprobación del COE Nacional, solo les queda mantener activada su agenda virtual, que incluye recorridos, exposiciones, juegos y más.

 







También podría gustarte