La implementó como una medida de protección ante los constantes asaltos que sufren y que se han viralizado a través de las redes sociales. “Lamentablemente nuestra ciudad es muy insegura. Les recomiendo a los colegas que tomen una medida parecida”, dijo.


0 1.698

Asegura que así se blinda de los peligros a los que se exponen los conductores de su gremio mientras trabajan en la capital. Los problemas de inseguridad obligan a los taxistas a tomar medidas de protección extremas en Quito. Fernando Morocho instaló una cabina antibalas que cubre todo es espacio del conductor en su vehículo.

La implementó como una medida de protección ante los constantes asaltos que sufren y que se han viralizado a través de las redes sociales. “Lamentablemente nuestra ciudad es muy insegura. Les recomiendo a los colegas que tomen una medida parecida”, dijo.

Morocho afirma que tiene total independencia para trabajar y sobre todo no hay contacto con el usuario a la hora de cancelar las carreras. Los clientes depositan el dinero en una pequeña ventanilla de acero.

Afirma que esto le permite trabajar hasta un poquito más tarde. Los usuarios le felicitan por la iniciativa y también se sienten seguros. Considera que es una inversión para su integridad, que seguirá así hasta que cuando la seguridad en la ciudad y el país mejore.








También podría gustarte