Aquellas personas que dejaron pendientes sus actividades el viernes, salieron presurosos este lunes 26 de abril y masivamente saturaron calles y avenidas en la capital de la república.




0 1.715

Este lunes 26 de abril de 2021, se pudo observar las aglomeraciones en los buses, la gente abarrotaba las unidades debido a las necesidades de movilizarse a sus actividades diarias. El control era imposible para los agentes municipales.

Aquellas personas que dejaron pendientes sus actividades el viernes, salieron presurosos este lunes 26 de abril y masivamente saturaron calles y avenidas en la capital de la república.

Eran las cinco de la mañana y el transporte público soportó un enorme y permanente flujo de usuarios, que desesperados clamaban por una unidad de transporte para llegar a sus labores.

Allí entre la multitud una usuaria dice: “de que sirve si la gente los días lunes sale, entonces eso no me parece bien”. Otra persona en una parada comenta “no sirve de nada, mire comenzamos una nueva semana y lo mismo”.

Al sur de la ciudad los conductores de buses no lograron hacer respetar el aforo, por más que se oponían. La demanda de pasajeros superaba las buenas intenciones.

Dentro de las unidades estaban las ventanas cerradas y había un distanciamiento que se perdía entre los pasajeros.

La falta de unidades de transportarse obliga a las personas a viajar de esta manera en medio de incomodidades y aglomeraciones.

Otro pasajero asegura que “así mismo vivimos las personas que trabajamos desde el sur hasta Cumbayá, son responsabilidades que no cuidan los señores transportistas”.

En el norte y sur de Quito, en Carapungo los usuarios insistían en subir a los buses llenos.

Una agente municipal comenta que “los señores solicitaban que se rompan las reglas y que se les obligue a los transportistas a llevar más del nivel permitido”, afirmó. De esta manera vuelve la agitada y saturada normalidad de Quito.

 







También podría gustarte