La Fiscalía de Múnich (sur de Alemania) abrió un caso contra una estadounidense de 26 años, camarera en un hotel de las fuerzas armadas de EE.UU., por contagio masivo y por haber ido de bar en bar pese a tener síntomas de coronavirus y estar en cuarentena.





0 2.408

La Fiscalía de Múnich (sur de Alemania) abrió un caso contra una estadounidense de 26 años, camarera en un hotel de las fuerzas armadas de EE.UU., por contagio masivo y por haber ido de bar en bar pese a tener síntomas de coronavirus y estar en cuarentena.

A la mujer se le imputa lesiones físicas por negligencia, informaron fuentes de esa Fiscalía, y pudo contagiar al menos a 22 huéspedes o empleados del hotel donde trabajaba.

El hotel donde trabaja es de uso exclusivo para soldados estacionados en una base estadounidense cercana y ha quedado cerrado por dos semanas.

Según medios locales, la mujer regresó de unas vacaciones en Grecia a finales de agosto. El 8 de septiembre se le practicó un test al presentar síntomas de coronavirus. Debería haberse quedado en cuarenta a la espera de resultados -que dieron positivo-, pero en lugar de eso salió de copas por sucesivos bares y pubs de la ciudad.

Expertos de sanidad alemanes, de todo el espectro político, consideran favorable acortar la cuarentena obligatoria ante la sospecha de un posible contagio de Covid-19 de 14 a 5 días.

“El período contagioso comienza dos días antes de la aparición de síntomas y acaba, si lo contemplamos de manera realista, cuatro o cinco días después”, manifestó el virólogo Christian Drosten, aunque matizó que no se puede descartar un riesgo residual de contagio.

Agregó que la única manera de evitar un confinamiento durante 14 días de clases enteras y centros de trabajo es hacerlo ‘corto’ y realizar un test tras cinco días de aislamiento.

 







También podría gustarte