Las relaciones de Pekín con el país más grande de América del Sur ponen en evidencia esta realidad. Los recientes pasos que China y Brasil dieron para avanzar en las negociaciones de intercambio comercial y de inversiones entre ambos países, que se realizarán directamente en reales brasileños y en yuanes chinos, tienen como fin descartar el uso del dólar estadounidense.


0 1.875

Desde que el yuan se incluyó en las reservas de divisas del país suramericano, hace cuatro años, sus activos en dólares estadounidenses han caído un 9,51 %. En medio de la guerra económica desatada por EE.UU. contra China, el gigante asiático está aprovechando sus ventajas comerciales para promover el uso del yuan con los principales socios, fortaleciendo así su moneda para desafiar el dominio del dólar estadounidense en el sistema monetario internacional.

Las relaciones de Pekín con el país más grande de América del Sur ponen en evidencia esta realidad. Los recientes pasos que China y Brasil dieron para avanzar en las negociaciones de intercambio comercial y de inversiones entre ambos países, que se realizarán directamente en reales brasileños y en yuanes chinos, tienen como fin descartar el uso del dólar estadounidense.

Este acercamiento con su décimo socio comercial más grande, que además es un proveedor clave de hierro y soja, es una de las muchas estrategias que Pekín ha propuesto para reducir su exposición a los activos en dólares y evitar que «China sea estrangulada financieramente por Washington», informa South China Morning Post. Ya en febrero, el Banco Popular de China y el Banco Central de Brasil firmaron un memorando de cooperación para establecer arreglos de compensación de renminbi (RMB) –otro nombre por el que es conocido el yuan– en el país suramericano. Este acuerdo tiene la finalidad de ayudar a las empresas e instituciones financieras chinas y brasileñas a realizar transacciones transfronterizas usando el yuan, además de facilitar aún más el comercio y las inversiones bilaterales.

Siguiendo el mismo rumbo, la semana pasada China y Brasil firmaron un acuerdo que establece que el banco brasileño BBM, controlado por el Banco chino de Comunicaciones (Bocom), se suma al sistema interbancario de pagos de China CIPS (China Interbank Payment System) —una alternativa en el país asiático al sistema internacional Swift—, convirtiéndose en el primer banco de Suramérica que participa directamente en este sistema. En este contexto, la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex) indicó que el intercambio directo entre reales y yuanes reducirá los costos de las transacciones comerciales.

Mientras tanto, a finales de 2022, la moneda china alcanzó un nuevo máximo del 5,37 % en las tenencias del Banco Central brasileño, superando la cuota del 4,74 % del euro, y convirtiéndose en la segunda moneda más importante de las reservas de divisas de Brasil en 2022. A pesar de que el dólar estadounidense sigue dominando las reservas de divisas de Brasil, desde que el yuan se incluyó allí hace cuatro años, sus activos en dólares estadounidenses cayeron hasta el 80,42 % a fines de 2022. En 2018 la cifra era del 89,93 %.

«A corto plazo, tal desdolarización refleja grietas en el sistema monetario internacional dominado por el dólar estadounidense en medio de la geopolítica», afirma el medio chino citando un estudio publicado el lunes por Huang Yadong y Zhang Wenlang con China International Capital Corporation, un banco de inversión chino líder.

Reducir la dependencia del dólar y aumentar la circulación del yuan es una de las líneas de acción de la política exterior y financiera de Pekín, que recientemente firmó acuerdos con Arabia Saudita y Rusia para el uso del yuan en las transacciones comerciales, lo que amplía la participación de la moneda china en el mercado financiero global.








También podría gustarte