Las primeras aplicaciones del producto ruso se producen en la ciudad de Santa Cruz, la jurisdicción más afectada por la pandemia. Bolivia inició este viernes la campaña nacional de inyecciones contra el nuevo coronavirus tras haber recibido su primer lote de 20.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que fueron traídas desde Buenos Aires (Argentina) el día anterior.




0 2.140

Las primeras aplicaciones del producto ruso se producen en la ciudad de Santa Cruz, la jurisdicción más afectada por la pandemia. Bolivia inició este viernes la campaña nacional de inyecciones contra el nuevo coronavirus tras haber recibido su primer lote de 20.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que fueron traídas desde Buenos Aires (Argentina) el día anterior.

Según declaraciones públicas del presidente, Luis Arce, la intención gubernamental es que las tareas de vacunación empiecen en los nueve departamentos, de forma gradual, “en la medida en que vayan llegando las vacunas a los lugares que tengan y garanticen la cadena de frío”.

Jorge Richter, el portavoz presidencial, ya había aclarado que las primeras aplicaciones se producirían en la ciudad de Santa Cruz, capital del departamento homónimo, el territorio más afectado por la emergencia sanitaria. Aquella jurisdicción departamental acumula más de un tercio de los contagios totales a nivel nacional.

Tras el arribo de un cargamento al aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz, al mediodía se aplicó la Sputnik V a la primera persona. Se trata de la licenciada en Enfermería Sandra Ríos, una trabajadora de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Japonés.

El presidente estuvo presente en aquel centro de salud y participó de la entrega de vacunas. El evento se transmitió en vivo por las redes sociales del político.

Sosteniendo un orden de prioridades, se dispuso que los primeros en recibir su dosis fueran los trabajadores de cuidados intensivos, luego los de Emergencias y continuarán con los de terapia intermedia.

Las autoridades bolivianas calculan que cada aplicación puede demorar entre 30 y 45 minutos, considerando que se debe hacer un registro manual y que el voluntario debe firmar un consentimiento. Luego de la inyección, se aguarda unos instantes para verificar la reacción en el organismo.

 







También podría gustarte