Estados Unidos: La desigualdad económica golpea a la esperanza de vida de sus ciudadanos


174

La creciente desigualdad de ingresos en Estados Unidos tiene una traslaci√≥n directa en la esperanza de vida. Los m√°s ricos siempre han tendido a vivir m√°s a√Īos que los m√°s pobres.

Pero esa brecha corre el riesgo de agrandarse: la distancia se ampliar√° de cinco a trece a√Īos, seg√ļn un art√≠culo publicado este jueves por la revista m√©dica brit√°nica The Lancet.

Los autores del informe predicen que en una generación la diferencia se ampliará entre el 20% más pobre de estadounidenses y el 20% más rico.

Para los nacidos en 1930, la esperanza de vida de los menos acaudalados es de 77 a√Īos, mientras que para sus opuestos es de 82 a√Īos. Sin embargo, en los nacidos en 1960, la esperanza para los primeros cae a 76 a√Īos y para los segundos crece hasta los 89 a√Īos.

‚ÄúEstamos presenciando a c√°mara lenta un desastre en la salud de los americanos de bajos ingresos que han transcurrido su vida trabajadora en un periodo de crecientes desigualdades de ingresos‚ÄĚ, dice uno de los autores, Jacob Bor, profesor de la Escuela de Salud P√ļblica de la Universidad de Boston.

“La creciente seguridad económica entre los estadounidenses pobres y de clase media ha llevado a la persistencia del tabaquismo y el auge de la obesidad y de la epidemia de opioáceos.

Al mismo pagar por atenci√≥n sanitaria en EE UU puede dejar en bancarrota a hogares y empobrecer a familias‚ÄĚ.

El experto advierte que el ‚Äúcreciente v√≠nculo‚ÄĚ entre ingresos y salud en la primera potencia mundial puede acabar creando una ‚Äútrampa de pobreza y salud‚ÄĚ.¬†

La tendencia se ha acentuado desde el a√Īo 2001. Seg√ļn el informe, desde entonces el 5% m√°s pobre de estadounidenses no han aumentado su esperanza de vida, mientras que los ciudadanos de ingresos medios o altos han ganado dos a√Īos de predicci√≥n de mortalidad.

La brecha de mortalidad entre los m√°s pobres y los m√°s ricos se ampliar√° de cinco a trece a√Īos, seg√ļn un estudio

Los autores destacan el impacto de la reforma sanitaria aprobada por el Gobierno de Barack Obama, que la nueva Administraci√≥n de Donald Trump quiere desmantelar. En 2010, hab√≠a 48,6 millones de personas sin seguro m√©dico en EE UU. Cinco a√Īos despu√©s, eran 28,6 millones.

 

Sin embargo, alertan de que los elevados costes de los copagos en algunas prestaciones médicas siguen propiciando estrecheces económicas en la población. Y que se mantienen las divergencias entre los más pobres y los más ricos: un 25,2% de los primeros no tenía seguro médico en 2015 frente al 7,6% de los segundos.

Las desigualdades se repiten seg√ļn la raza: negros y latinos viven menos y tienen menos opci√≥n de tener seguros que ciudadanos blancos.

Entre las causas que más se invocan para tratar de explicar el apogeo de la desigualdad de ingresos en EE UU y el estancamiento del ascensor social están la política fiscal, las divergencias en las remuneraciones por trabajo o capital, la debilidad de los sindicatos o los cambios regulatorios.

El informe en The Lancet aporta un nuevo prisma al debate, poniendo √©nfasis en la salud y el papel que juegan el ‚Äúracismo estructural‚ÄĚ, pol√≠ticas de vivienda y la criminalizaci√≥n por la posesi√≥n de drogas, que ha disparado la poblaci√≥n carcelaria en el pa√≠s.

‚ÄúLas investigaciones sugieren que si la encarcelaci√≥n se hubiese mantenido en su nivel de los a√Īos 1980, la esperanza de vida en EE UU hubiese aumentado un 51,1% adicional y la mortalidad infantil hubiese ca√≠do un 39,6% adicional‚ÄĚ.

CC/

 

La noticia tiene 564 palabras
Por si te lo perdiste...

También podría gustarte

Comentarios

Espere por favor Loading...