La Ciudad de Guayaquil se caracteriza por su sol radiante cada mañana y a lo largo de la tarde, pero estos últimos días la exposición solar ha sido intensa.





0 1.155

La Ciudad de Guayaquil se caracteriza por su sol radiante cada mañana y a lo largo de la tarde, pero estos últimos días la exposición solar ha sido intensa.

Esto se verá reflejado el fin de semana, aseguró Tatiana Merino, técnica Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) de la urbe.

“Para las siguientes 72 horas hemos pronosticado estabilidad atmosférica y también pedimos a la ciudadanía se mantenga alerta ya que vamos a tener un ciclo parcial nublado”, indica y agrega que habrá una gama de alta y muy alta de rayos ultravioleta durante el fin de semana.

En la ciudad, los días 13 y 24 de octubre fueron los que tuvieron mayor pico en la tempetura, de 33,9 y 34,2, respectivamente. Los demás días del mes se han registrado entre 31 y 32 grados. Vea aquí la radiación a tiempo real.

De su interés: Las lluvias obstruyen la circulación en importantes vías de Quito

Esto se debe a la escasa cobertura nubosa que se ha presentado, lo cual permite el ingreso directo de la radiación solar a la superficie, provocando el calentamiento e incremento de la temperatura ambiente, cuenta Merino.

Señala que aunque hay poca nubosidad, existe una estabilidad atmosférica generada por vientos provenientes del suroeste. Sin embargo, aconseja a la ciudadanía protegerse.

Sugerencias:
– Aprovechar las sombras e hidratarse.
– Utilizar protector solar con factor de protección mayor a 50. Repetir la aplicación cada dos horas.
– Usar ropa holgada y de tejido tupido que cubra la mayor superficie del cuerpo.
– Evitar las camas bronceadoras.
– Proteger a los niños de la exposición de rayos solares. Los bebés siempre deben estar bajo sombra.
– Utilizar gafas de sol con protección para los rayos ultravioletas.

Aunque la radiación solar más alta se registra en la región Sierra de un rango de 11 a 17 puntos, el centro-sur del litoral también es afectado. Esto no solo perjudica a los humanos y animales, también a los flores o cultivos.

Tatiana Merino indica que cada 1.000 metros de altura se incrementa del 10 al 12% la afectación, y en cierta parte perjudica a las plantaciones, que a su juicio, como consecuencia provocaría baja productividad.

Para Vicente Gaibor Linch, director ejecutivo del Jardín Botánico, la incidencia del sol afecta a todo organismo vivo y puntualmente en el caso de las orquídeas también les afecta porque altera su metabolismo. “Si la planta está a la intemperie, la radiación ultravioleta quema la hoja”, señala.

Cuenta que lo mismo ocurre con los cultivos. A la par, Gaibor recomienda tapar o alejar las flores o plantas de la exposición del sol y regarlas más seguido.

Redacción CiudadColorada.com | El Universo







También podría gustarte