El mandatario se vacunó junto a su esposa, Lilia Paredes, en la jornada inaugural del cuarto “vacunatón” que se realiza en Lima. La campaña implica que los centros de vacunación instalados en la capital peruana funcionarán de manera ininterrumpida de viernes a domingo durante 60 horas.




0 1.858

El presidente de Perú, Pedro Castillo, se vacunó este viernes como parte del del programa Vacunatón (maratón de vacunas) y para hacerle frente a una campaña de sectores conservadores contra la vacuna china de Sinopharm, cuya eficacia contra el coronavirus ha tratado de ser desacreditada sin sustento científico.

El mandatario se vacunó junto a su esposa, Lilia Paredes, en la jornada inaugural del cuarto “vacunatón” que se realiza en Lima. La campaña implica que los centros de vacunación instalados en la capital peruana funcionarán de manera ininterrumpida de viernes a domingo durante 60 horas.

La vacunación de Castillo coincidió precisamente con el inicio de la aplicación masiva de la vacuna de Sinopharm a la población general, después de haberse aplicado a inicios de año al personal sanitario y a las Fuerzas Armadas.

El ministro de Salud, Hernando Cevallos, anunció que el mandatario fue inoculado con la primera de dos dosis del propio fármaco Sinopharm y llamó a la población a hacer lo propio.

Informó también que el “Vacunatón” se realizará en Lima y el vecino puerto del Callao, teniendo habilitados 22 grandes locales para ello.

Por otro lado, criticó la campaña deslegada en redes sociales e Internet contra la vacunación por sectores conservadores que “invocan argumentos sin fundamentos científicos, algo oficialmente considerado irresponsable, ya que ha sido certificado por diversas instituciones internacionales, estudios de la Organización Mundial de la Salud y colegios profesionales médicos”.

A ello se suma la cruzada iniciada meses atrás, durante la campaña electoral, por el hoy parlamentario derechista Ernesto Bustamante contra la vacuna Sinopharm.

Actualmente hay 5.7 millones de peruanos vacunados con el esquema completo de dos dosis, equivalente al 17 por ciento de la población nacional, y hay alrededor de 2.5 millones que de momento solo tienen la primera dosis.

 







También podría gustarte