El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, declaró este miércoles que el mundo se enfrenta a “una ola de hambre y miseria sin precedentes”, lo que puede desencadenar un caos social.


0 2.447


El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, declaró este miércoles que el mundo se enfrenta a “una ola de hambre y miseria sin precedentes”, lo que puede desencadenar un caos social.

El funcionario insistió que el conflicto entre Ucrania y Rusia representa un alto costo a la vida de todas las personas, y reiteró que ninguna nación quedará al margen de esta crisis.

Según las previsiones del Programa Mundial de Alimentos, citadas por Guterres, los efectos del conflicto podrían aumentar en 47 millones el número de personas con inseguridad alimentaria grave en 2022.

Sobre la situación alimentaria, el representante de la ONU indicó que “los precios de los alimentos están cerca de máximos históricos. Los precios de los fertilizantes se han duplicado con creces, lo que hace sonar la alarma en todas partes”.

Esta situación, valoró Guterres repercutirá en la escasez de fertilizantes, lo cual incidirá en la obtención del maíz y el trigo y otros cultivos fundamentales para la alimentación mundial como el arroz.

Esto conllevará a un “impacto devastador para miles de millones de personas en Asia y Sudamérica”, dijo el secretario general de ONU, y puntualizó que el año que viene el escenario, al contrario de este que está marcado por el acceso de los alimentos, puede tornarse en la falta total de estos.

“Y la situación financiera sigue afectando a muchos países en desarrollo, además del riesgo de impago de la deuda y el colapso económico debido a la pandemia de la Covid-19, la desigualdad de la recuperación y la crisis climática”, subrayó Guterres.

Este panorama incide en la desigualdad por motivos de género, donde, de acuerdo al secretario de la ONU, las mujeres y niñas “suelen ser las últimas en comer, y las primeras en dejar de hacerlo a medida que se extiende la escasez de alimentos”.

“Después del África subsahariana, Latinoamérica y el Caribe poseen el mayor número de países expuestos a la triple crisis de alimentos, energía y finanzas. Y también puede ver en el reporte la difícil situación a la que se enfrentan en términos de la deuda”, precisó el representante de Naciones Unidas.

Específicamente como uno de los efectos perjudiciales del conflicto, y en relación específica al costo de la electricidad, el secretario de la ONU destacó que los precios récord del servicio energético están provocando apagones y escasez de combustible a nivel global, especialmente en el continente africano.








También podría gustarte