El 31 de octubre de cada año Ecuador celebra el Día del Escudo Nacional, uno de sus tres símbolos patrios. La fecha fue instaurada oficialmente por el Congreso de 1900, y se logró su implementación en la presidencia de Eloy Alfaro.




0 1.764

El 31 de octubre de cada año Ecuador celebra el Día del Escudo Nacional, uno de sus tres símbolos patrios. La fecha fue instaurada oficialmente por el Congreso de 1900, y se logró su implementación en la presidencia de Eloy Alfaro.

El primer escudo fue adaptado en 1820, y fue diseñado por el artista Pablo Merino Ortega, quien ideó un campo central ovalado con banderas nacionales celestes y blancas.

El Congreso Constituyente de Riobamba decretó en 1830 el Escudo de Armas. El diseño estuvo vigente hasta 1835, cuando fue reemplazado, en un decreto sobre papel sellado por la Convención de Ambato.

Este escudo era muy parecido a su predecesor, incorporándose a él el color azul-celeste en el fondo, la leyenda «El Ecuador en Colombia» y el Sol figurado.

Luego, el presidente Gabriel García Moreno restableció el amarillo, azul y rojo como los colores de la Bandera Nacional y estos pasaron inmediatamente a formar parte del Escudo.

Antes de llegar al diseño original hubo 13 cambios. Se debían usar los tricolores en lugar de las banderas bicolores, que tenía en esa época.

El último diseño fue realizado por Pedro Pablo Travesari y oficialmente aprobado por el Ministerio de Educación en 1916, para ser utilizado en el sector educativo.

¿Qué representan los símbolos del Escudo Nacional?
El cóndor, con las alas desplegadas y levantadas en actitud de vuelo, simboliza la energía y el esfuerzo. Las cuatro astas, que coronan cada una de las banderas, se presentan inclinadas con puntas metálicas romboidales.

El laurel, representa la gloria de la Nación y la rama de olivo, la cultura de paz de los ecuatorianos. El Sol dorado, la riqueza de los recursos naturales.

En el centro, el Chimborazo, que es el volcán más alto del mundo de cuyas nieves perpetuas nace el río Guayas, que se ensancha progresivamente hasta ocupar toda la parte baja del óvalo, determina la integración regional entre la Sierra y la Costa.







También podría gustarte