Prado Arauz explicó que es abogado de dos exfuncionarios del Ministerio de Defensa boliviano, un militar retirado y un abogado en ejercicio, que participaron en la compra de material fumígeno para la Policía boliviana, presuntamente con sobreprecio, denuncia que sostiene la Contraloría General de esa nación, por lo que fueron querellados por el Ministerio de Defensa.




0 1.463

El abogado boliviano Gary Prado Arauz confirmó que el entonces presidente ecuatoriano Lenín Moreno prestó bombas lacrimógenas y balines a la presidenta de facto de Bolivia Jeanine Áñez, para la represión contra los sectores que se resistían a este régimen. Los pertrechos concedidos nunca fueron devueltos.

Prado Arauz explicó que es abogado de dos exfuncionarios del Ministerio de Defensa boliviano, un militar retirado y un abogado en ejercicio, que participaron en la compra de material fumígeno para la Policía boliviana, presuntamente con sobreprecio, denuncia que sostiene la Contraloría General de esa nación, por lo que fueron querellados por el Ministerio de Defensa.

Estos personajes, luego de haber desaparecido, se presentaron voluntariamente a declarar, en la ciudad de La Paz, la semana pasada. Entre los datos entregados, señalaron que, por petición del exministro de Gobierno de Añez, Arturo Murillo, ante la necesidad imperiosa de material para repeler las protestas, se solicitó a la Fuerza Aérea un vuelo de un avión Hércules C-130 con destino a Quito-Ecuador, para recoger el material conseguido en calidad de préstamo.

Prado Arauz dice que la cantidad exacta del material antidisturbios se desconoce, pero se habla de un monto de nueve millones de bolivianos (un millón 300 mil dólares), que el Ejecutivo ecuatoriano, a través del Ministerio de Gobierno, había facilitado al régimen de Áñez.

Este vuelo se realizó el 16 de noviembre de 2019, a cuatro días de que Áñez asuma el poder. En Quito, el encargado del trámite para la autorización del aterrizaje, embarque del material y despegue de la aeronave boliviana fue el agregado militar de Bolivia en Ecuador, coronel José Luis Frías Cordero.

Prado Arauz anota que no era una novedad este tipo de trámites, que se lo había realizado antes, pero esta vez se trataba de recoger el material fumígeno, con autorización de las autoridades ecuatorianas.

El abogado manifiesta que el coronel Frías identificó a funcionarios ecuatorianos del Ministerio de Gobierno, Cancillería, Fuerzas Armadas, como al comandante de estas últimas, general Luis Lara Jaramillo, quien habría dicho que no tenía conocimiento del vuelo, porque se manejó en instancias administrativas ajenas a las FF. AA.

Recalcó que el material prestado por el gobierno de Moreno al régimen de Áñez no fue devuelto, aunque se exigió su reembolso.

 







También podría gustarte