Los datos mantienen a Pichincha y a Quito como la segunda provincia y ciudad de Ecuador con más casos de contagios y muertes por el nuevo coronavirus. Tomando en cuenta los datos del MSP, a la fecha, Guayas, en la región Costa, y su capital, Guayaquil, siguen teniendo los números más altos, aunque el ritmo de aumento de las cifras disminuyó.





0 2.725

Los datos mantienen a Pichincha y a Quito como la segunda provincia y ciudad de Ecuador con más casos de contagios y muertes por el nuevo coronavirus. Tomando en cuenta los datos del MSP, a la fecha, Guayas, en la región Costa, y su capital, Guayaquil, siguen teniendo los números más altos, aunque el ritmo de aumento de las cifras disminuyó.

De acuerdo con los informes que ha publicado la institución, en Pichincha, provincia que alberga a Quito, se registraban hasta este jueves 9.642 contagiados —8.746 solo en la capital—, de los 65.018 que hay a nivel nacional.

En el informe, Guayas aparece con 1.634 fallecimientos y 16.275 contagios; de los cuales, 11.088 están en Guayaquil.

 Considerando los datos del MSP, en Quito, en junio, hubo un incremento de 2.895 casos de contagiados (78,7 %), respecto a los diagnósticos registrados hasta el 31 de mayo.

Entretanto, en los primeros 9 días de julio los contagios aumentaron 33 %, al sumar 2.175 casos más que los reportados hasta el 30 de junio (6.751).

En Guayaquil apenas hubo un incremento de 2,2 % en junio, respecto al 31 de mayo. Sin embargo, en los primeros ocho días de julio, el aumento ha sido de 11 %, en relación al último día del mes pasado.

Oficialmente, según los datos del MSP, Ecuador tiene, hasta el 9 de julio, 4.939 fallecidos por coronavirus. No obstante, a esa cifra se le suman 3.282 fallecidos que probablemente murieron por el covid-19, lo que daría un total de 8.221.

De las muertes confirmadas, 1.634 ocurrieron en Guayas y 568 en Pichincha.

Pese a ello, las cifras oficiales del Registro Civil son más alarmantes, pues dan cuenta de un exceso de muertes durante los meses que lleva la pandemia, principalmente en esas dos provincias, aunque con una marcada diferencia, puesto que en Guayas el incremento es 10 veces mayor.

Entre el 1 de marzo y el 30 de junio, fallecieron en Guayas 21.515 personas —12.004 de ellas solo en abril—, según las defunciones inscritas en el Registro Civil. En el mismo período de 2019, hubo 7.142 muertes; es decir, hay un incremento de 14.373 fallecimientos durante la pandemia.

En Pichincha, por su parte, la institución estatal registra 5.768 muertes entre el 1 de marzo y el 30 de junio. Hay un exceso de 1.487 fallecimientos durante la emergencia sanitaria por el coronavirus, al comparar con similar período del año pasado, cuando se registraron 4.281 decesos en esa entidad.

En los primeros siete días de julio, Guayas registra 393 decesos, 314 de ellos en Guayaquil; mientras, Pichincha alcanza los 497 fallecimientos, 450 de estos en Quito.

Quito tiene una alta cifra de contagio en la actualidad, mientras Guayaquil lo tuvo a finales de marzo y principios de abril. En la urbe costera, se vieron decenas de cuerpos en las calles y domicilios durante días, y a la fecha, muchas familias reclaman información sobre el paradero de sus difuntos; situación que de momento no se ha replicado en la capital ni en ninguna otra ciudad de Ecuador.

El sistema sanitario y funerario de Guayaquil colapsó cuando el país se encontraba en el confinamiento más estricto. En esa fecha, estaba totalmente prohibido el transporte público, solo se permitía el trabajo a los sectores esenciales de la economía, regía un estricto toque de queda desde las 14:00 horas y no estaba permitida la circulación de autos particulares.

En Quito ha sido totalmente distinto. Los casos aumentaron cuando se flexibilizaron las medidas y el municipio decidió pasar a semáforo amarillo, el pasado 3 de junio, dentro del mecanismo que se ha puesto en marcha en el país para reducir las restricciones.

Además, en las últimas semanas se ha acelerado la permisividad por parte de las autoridades nacionales. Por ejemplo, en semáforo amarillo comenzó a regir el toque de queda a las 18:00 horas y en la actualidad se ha reducido, hasta llevarlo a las 23:00; aunque, por presión de los dirigentes quiteños, solo en la capital rige desde las 21:00.

Para que se diera el cambio y la flexibilización de las restricciones hubo presión hasta del presidente del país, Lenín Moreno, puesto que esa decisión quedó en mano de los burgomaestres, a quienes les pidió que “abran la economía”.

“Estamos en el momento más álgido de esta pandemia, el sistema sanitario de Quito está al tope”, dijo este miércoles el alcalde de la ciudad, Jorge Yunda.

Hace una semana, Ana Delgado, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados del Ecuador (ACHPE), informó que las casa de salud agrupadas en esa institución “están al límite de su capacidad”, tanto en los servicios de emergencia, hospitalización, como en unidades de cuidados intensivos (UCI), e indicó que lo mismo pasa con la Red Pública Integral de Salud (RPIS).

Una situación similar vive el Hospital Militar de Quito. “Debido al incremento de casos y atenciones de pacientes por coronavirus en esta Casa de Salud, se ha producido el colapso de las áreas de emergencia, unidad de cuidados intensivos y hospitalización”, dijo el centro en un comunicado, en el que informaron que, por ese motivo, quedaron suspendidas las consultas externas.

El pasado lunes, el ministro de Salud de Ecuador, Juan Carlos Zevallos, en una entrevista televisiva, reconoció que en Quito hay listas de espera de camas hospitalarias. Detalló que hasta ese día, 90 personas esperaban por un espacio en el área de hospitalización y 47 para UCI.

Sin embargo, señaló que no se le ha negado atención a nadie. “Estos pacientes son trasladados y atendidos en sitios adecuados en áreas de emergencias. Eso hemos hecho, adaptarnos”, enfatizó.

Además de los espacios de salud habituales, en la capital, desde el 15 de mayo, funciona el Centro de Atención Temporal Quito Solidario, con capacidad de hasta 360 camas, en las instalaciones del Centro de Convenciones Metropolitano, ubicado en el parque Bicentenario, al norte de la ciudad.

En principio, el lugar estaba habilitado solo para pacientes con síntomas leves y moderados de covid-19; pero, la primera semana de julio, se inauguró una sala de cuidados intermedios, para contagiados que registran agudizamiento de la enfermedad, pero que aún no requieran ingresar a UCI.

Por otro lado, según datos de la Empresa Metropolitana de Gestión de Residuos Sólidos (EMGIRS), del Municipio de Quito, entre el 4 de abril y el 6 de julio, se retiraron 110 cadáveres de casas (80) y calles de Quito.

En entrevista con una radio local, Myriam Lucero, asesora de EMGIRS, dijo que levantan, en promedio, tres o cuatro cadáveres diarios; el día que más han retirado fue el viernes 3 de julio, cuando se recogieron nueve cuerpos.

La Federación Nacional de Funerarias informó recientemente que el servicio de cremación de cuerpos en Quito sobrepasó su capacidad.

No obstante, desde la EMGIRS indicaron que a la fecha no existe colapso en la atención a los fallecidos por la pandemia en la ciudad y mencionaron que aún se puede incrementar la capacidad para incinerar mayor número de cadáveres diarios.

En caso de requerir, se procederá a la inhumación. Según datos del EMGIRS, Quito cuenta con 17.000 espacios para entierros, de los cuales, esta institución tiene 500 gratuitos.

Aunado a ello, en caso de ser necesario, la ciudad tiene habilitados, desde abril pasado, cinco contenedores refrigerados en el Parque Bicentenario, con una capacidad para albergar 50 cadáveres cada uno, según dijeron las autoridades entonces.

 

RT Actualidad







También podría gustarte